Pilar Cristobal


Ir al Contenido

Las 20 Perversiones Más Soñadas

Artículos

Lunes
¿Qué son las perversiones? Se las conoce también como aberraciones, conductas contra natura o parafilias que es el término acuñado por la sexología para dar a entender que no son conductas contrarias a la naturaleza humana. La moderna sexología sólo considera conductas inadecuadas las que se realizan prevaliéndose de una superioridad física, psicológica o social. Por lo tanto, cualquier conducta consensuada entre adultos y que no cree conflictos internos se considera una conducta poco frecuente pero adecuada.

1.
¿Qué es una perversión o parafilia? Durante 2.000 años la clasificación de la conducta sexual era de orden religioso, las religiones judeo-cristiano-musulmanas prohibían cualquier conducta que no se ajustara a la moral monógama heterosexual y de por vida que las religiones del libro preconizan. El primero que intento proyectar un poco de luz en ellas fue del médico alemán Krafft-Ebing hizo un intento de clasificar estas conductas inadecuadas. Aunque tuvo buena intención no pudo dejarse sus principios morales fuera y comentó que las aberraciones más frecuentes eran: La masturbación, la homosexualidad y la heterosexualidad promiscua, dejando claro que todo lo que no fuera monogamia heterosexual era aberración. Las cosas han cambiado mucho y a nadie se le ocurre considerar la masturbación como problema aunque todavía hay personas que tienen problemas con la frecuencia o los estímulos. A pesar que la homosexualidad ya está fuera del Manual de Enfermedades Mentales, todavía hay personas que la califican de vicio o de enfermedad y que pretenden curarla. En cuanto a la monogamia afortunadamente ya nadie cree que los promiscuos o los monógamos sucesivos tengan problemas sexuales. El principal problema de las personas que viven su sexualidad de otra forma es la sensación de soledad y desamparo en la que se encuentran. No hay ningún problema cuando la excitación se relaciona con alguna de las cosas que voy a poner a continuación, el problema puede ser el malestar que provoca este tipo de conductas en los que las tienen o en sus parejas. De todos modos si tenéis la mente abierta puede que alguna de las cosas que os cuento os den ideas.

2.
Menage a trois. Con estas palabras en francés, se define la relación sexual entre tres personas, son varios los modos en los que puede darse este tipo de relación: 1) Cuando sólo dos se dedican a la actividad sexual y el otro mira, generalmente escondido en un armario, a través de un agujero o de un espejo. A principios del siglo XX, en los burdeles de lujo, de Francia, solía haber espectáculos pornográficos entre mujeres que eran observados por los clientes a través de un espejo de doble dirección. 2) Tríos.- Cuando un hombre habla de hacer un trío se está refiriendo a dos mujeres y él, la mayoría de los hombres se sienten muy excitados si observan a dos mujeres teniendo relaciones sexuales, pero algunos prefieren observar cómo su pareja tiene relaciones con otro para excitarse, y muy pocos comparten la relación sexual con otros hombres o mantienen relaciones entre sí. En los locales de intercambio de parejas se pueden hacer tríos o cuartetos.

3.
Acrotomofilia. Un acrotomófilico es una persona que se siente atraído/a sexualmente por personas con algún defecto físico o enfermedad. Se cree que estas personas se sienten inferiores y al buscar alguien con un defecto sienten no son lo peor, que hay personas que están en peores condiciones que ellos y de este modo no tendrán que competir. Esta sensación de falsa seguridad puede inducirlos a comportarse de una manera abusiva con los inferiores. Las personas que en su infancia observaron que sus padres sólo dedicaban su amor a los enfermos, los torpes o los débiles aprendieron que sólo esas personas son dignas de amor, pero eso no impide que se comporten como tiranos, ya que también piensas que amando a una disminuido/a le están haciendo un gran favor. A veces las parejas para zanjar discusiones o para acabar con situaciones hostiles fingen enfermedades o sufrimientos que despierten sentimientos de protección en la pareja.

4. Acrofilia. Recibe este nombre la tendencia las personas que se excitan con la altura. El vuelo libre y el puenting son actividades de altura que provocan un aumento de la adrenalina, (que es precursora de las hormonas sexuales) por esto en muchas actividades de bondage o vértigo se realizan para provocar este aumento de la adrenalina. Una buena experiencia es vendar los ojos a tu pareja y obligarle a salir al balcón o a subir, lo malo es que si se repite con frecuencia, la emoción desaparece. Otra forma de practicar la acrofilia es tener relaciones sexuales a gran altura, en Madrid se ha puesto de moda practicar sexo en el funicular de Rosales. Para algunas personas la acrobacia aérea o el lanzamiento en paracaídas es tan excitante que pueden llegar a sentir un orgasmo La adrenalina fluye en grandes cantidades y la sensación de dominio se mezcla en el cerebro con el miedo. Hay personas que buscan esta diversión en aviones, en monumentos de gran altura o en puentes.

Martes
Sado masoquistas. Quizás las tendencias con más éxito más conocidas y con más literatura gracias al Marqués de Sade y a Sacher-Masoch que a través de su literatura dieron nombre a estas perversiones.

5.
Sadismo. Se llaman así las conductas sexuales de los que consiguen su placer sexual dominando o proporcionando dolor físico o psicológico. La palabra nació de los escritos del marqués de Sade y con ella se denominaba la crueldad sexual en la que uno de las miembros de la pareja se comporta de forma especialmente cruel e incluso sanguinaria. Desgraciadamente también incluye los juegos consentidos entre adultos en los que el dolor o la humillación está presente, provocando de esta manera, grandes malos entendidos. Cuando uno de los miembros de la pareja disfruta humillando o dañando al otro sin su consentimiento se considera "violencia de genero" y nada tiene que ver con este juego que para muchas personas es extremadamente gratificante, y que suele ir acompañada de su propia parafernalia como cueros, cadenas, fustas, látigos, potros de tortura etc.

6.
Masoquismo. El masoquismo extremo nace de las prácticas que se desarrollan en los conventos durante a partir del siglo XVI cuando aparecen las corrientes místicas y ascéticas. El extremo dolor provoca en el cerebro descargas de substancias como endorfina, dopamina etc. que suelen provocar visiones y alucinaciones. Los monjes y monjas competían en este tipo de prácticas infringiéndose todo tipo de torturas, hasta que conseguían unos orgasmos intensísimos que confundían con la fusión con Dios. Krafft-Ebing se sirvió de los escritos de Sacher Masoch en especial de "La Venus de las pieles" para dar nombre a lo que se conocía desde antaño. Se considera sadismo sexual cuando las personas buscan y obtienen su placer sexual a través de la humillación y el dolor físico y psíquico. Cuando es consentido no se considera conducta perversa sino otra forma de buscar la satisfacción sexual.

7.
Los golpes amorosos. Kama Sutra propone diferentes golpes indoloros, para que los amantes expresen sus sentimientos o para aumentar la excitación o el orgasmo en determinados momentos de la relación, Se describen el libro cuatro tipos de golpes: con el dorso de la mano, con los dedos levemente contraídos, con el puño y con la palma de la mano. Los golpes resultan más efectivos en hombros, cabeza, esternón, espalda, y costados, también son muy agradables y divertidos en la cara y sobretodo en el culo. Es posible que los amantes se den golpecitos durante la relación sexual pero la violencia es uno de los tabúes sexuales de la cultura y aunque muchas parejas la disfrutan en secreto la mayoría de las personas la consideran como una aberración sexual y los que disfrutan con rituales de violencia y sumisión están estigmatizados y son objeto de críticas feroces. El Kama Sutra sugiere que un poco de dolor aumenta el orgasmo y los entusiastas de los azotes cuentan que unos azotes en el trasero no hacen daño y proporcionan una estimulante sensación de hormigueo, y que con una cantidad adecuada de azotes la persona puede llegar a excitarse y conseguir un orgasmo sin ninguna otra estimulación. También existe una dimensión emocional a tener en cuenta, el sentirse golpeado o golpear eleva los niveles de adrenalina en el cuerpo que a su vez aumenta los niveles de la excitación.

8. Aplicación de ventosas. Esta técnica se refiere a la aplicación de un dispositivo de succión sobre la piel, para a traer la sangre a la superficie, era un tipo de sangría utilizado durante el siglo XVIII como una de las técnicas estrellas para el tratamiento de multitud de enfermedades. Se colocaban unas burbujas de cristal a las que se les había extraído el oxigeno por medio de una vela lo que generaba un vacío que atraía la sangre después de unos 30 minutos. Esta técnica se utiliza en la actualidad para aumentar la sensibilidad de la piel. A veces se produce una sensibilización tan grande que se puede conseguir un orgasmo rozando la zona con una pluma. Las ventosas más usadas son las de goma que forman parte de los equipos portátiles para las picaduras de las serpientes, también pueden utilizarse embudos cerrados por la parte estrecha para crear una ventosa mayor. Los bordes de los embudos tienen que ser redondeados para que cuando haga ventosa no corten la piel. Pueden usarse los embudos colocando un tubo de goma blando de 6 cm. con una boquilla se extrae el aire aspirando después se cierra la goma con un clip o con tijeras de cierre. El objetivo de estas ventosas y de cualquier otro artefacto es provocar sensaciones diferentes. Hay pequeñas ventosas para colocar en los pezones.


Miércoles
Automutilación. A veces los caminos por los que discurre el placer son inexplicables y las formas de obtenerlo también lo son, algunas prácticas de las que voy a exponer son peligrosas y no deberían hacerse en soledad pero la mayoría de las personas que buscan estos tipos de satisfacción se avergüenzan de sus prácticas y no quieren compartirlas con nadie.

9.
Asfixia autoerótica. La reciente muerte del actor que encarnó al protagonista de la serie Kung-Fu, ha puesto sobre la mesa esta práctica. La asfixia autoerótica es la estrangulación que se producen las personas durante la masturbación para aumentar las sensaciones orgásmicas. J. Money estima que entre 250 y 1000 personas mueren en USA por está causa. Esta práctica parece que se remonta a la antigüedad. El profesor Leopold Beitenecker, director del Instituto de Medicina Forense de Viena sostenía que "...esta técnica ya era practicada por los esquimales y orientales antes de que fuera traída a Europa por miembros de la Legión Extranjera Francesa a su regreso de las guerras de Indochina, donde esta práctica la llevaban a cabo prostitutas para aumentar las sensaciones orgásmicas de sus clientes. Esta práctica era el tema principal de la película japonesa, basada en un hecho real: "El Imperio de los Sentidos". Todavía está en la mente de todos, la imagen de aquel noble súbdito de su majestad británica que apareció colgado del techo, con esposas, medias, corsé y una bolsa de plástico en la cabeza. De todos modos se sabe que la asfixia en sí misma provoca excitación y finalmente euforia a causa de la adrenalina liberada cuando el cuerpo percibe que está en peligro de muerte. La asfixia también provoca falta de oxigeno en el cerebro lo que mejora la afluencia de sangre a los genitales magnificando las sensaciones sexuales, asociada a la sensación de poder que puede producir el control d e la propia muerte. La persona tiene una sensación de poder o control al llegar hasta el límite y después soltar el dispositivo. Pero para la mayoría de los humanos (no sólo lo hacen los hombres también hay casos documentados de mujeres) que se masturban estrangulándose, posiblemente lo hacen porque descubren que de este modo su orgasmo es mayor.

10.
Automasoquismo. Consiste en la acción consciente de provocarse dolor con el fin de provocar a través de este un orgasmo o un estado alterado de conciencia que a veces actúa como sustituto del orgasmo. Algunos ejemplos de automasoquismo son: tumbarse sobre una cama de clavos, flagelarse, quemarse, danzar sobre ascuas, Los que practican estas acciones para aliviar el estrés o para una gratificación sexual subliminal se denominan automutiladores, Las razones fundamentales relativas al automasoquismo y la automutilación podrían ser similares. Muchos mutiladores tienen una autoestima baja, sentimientos de culpa y de autodenigración, depresiones, dificultad para expresar o verbalizar las emociones o tiene padres emocionalmente distantes o abusivos. Las personas que se lesionan compulsivamente parecen seguir una pauta de cinco etapas siempre igual: El factor desencadenante (puede ser una pérdida amorosa.) Aumento significativo del desequilibrio emocional. Avisos reiterados sobre la futura autolesión. La automutilación. El alivio temporal de la tensión. El automasoquismo tiene los mismos efectos neurológicos que los del masoquismo. Van desde la excitación sexual, la euforia, la despersonalización, hasta los estados alterados de conciencia. Los que llevan a cabo una automutilación para acabar con la fase de despersonalización del ciclo del estrés podrían recuperarse con mayor rapidez. Ciertas especulaciones sugieren que causar un dolor o lesión desencadena o aviva el ciclo de recuperación o el sistema neurológico del sufriente.

11.
Cera caliente. En el juego sexual la cera caliente sirve para aumentar el nivel de adrenalina y, por lo tanto, la excitación. El caso más conocido es el de Santa Pazzi. Una monja del siglo XVI que hacía que sus compañeras derramaran cera caliente sobre su cuerpo desnudo mientras permanecía atada a una cama, a través de esta práctica sentía un placer inmenso que ella interpretaba como la unión mística con Cristo. El juego de la cera caliente consiste en sostener una vela encendida por encima del cuerpo de la pareja y dejar que gotee, a veces en las zonas más sensibles como pezones, glande, labios mayores, monte de Venus. Si se utilizan velas de parafina han de usarse sin perfumes, pinturas metálicas o cera de abejas porque aumentan la temperatura del producto, también puede regularse la temperatura controlando la distancia que hay entre la vela y el cuerpo. Es conveniente disponer de compresas heladas (se consiguen metiendo en el congelador paños de algodón mojados) para aliviar la quemadura y para alternar las sensaciones extremas.

12. Fisting. Esta práctica sexual consiste en introducir el puño en la vagina o el ano. La profundidad de la penetración puede llegar a ser de 30 a 40 cm. Tanto los heterosexuales como los gays lo practican. Rara vez se menciona el fisting en la literatura histórica; sin embargo, en Calígula, la película de Tito Brass, hay una escena donde el emperador practica el fisting con uno de sus súbditos en el día de su boda después de haber violado a la novia delante de él Las sensaciones placenteras de las personas que gustan de esta práctica dicen que varían según la profundidad la anchura y el "bombeo". La profundidad se logra introduciendo el puño al fondo de la cavidad vaginal o hasta el colón transverso atravesando el ano, el recto y el colón ascendente. Desde esta postura se percibe en la mano el bazo y la aorta descendente; la mayoría lo confunde con el latido del corazón. El bombeo se refiere a las caricias lentas y rítmicas o la penetración repetida del puño en estas cavidades.

Jueves
Objetos de deseo. Los humanos somos capaces de humanizar todo lo que tenemos a nuestro alrededor, por ello podemos sentir hacia objetos o animales, cariño protector, compasión, piedad y deseo sexual. También consideramos dentro de este apartado los amores o enamoramientos con objetos con forma humana o no como robots, maniquíes, muñecas hinchables. Mientras estos amores no provoquen daño la sexología los incluye en el apartado de conductas poco usuales. Por último también incluyo aquí los amores entre personas de diferentes edades, tienen su nombre, pero afortunadamente cada vez se le da menos importancia.

13.
Zoofilia. Se conoce con este nombre a las relaciones sexuales entre un ser humano y un animal, Krafft-Ebing acuñó este término zoofilia que vino a sustituir al anterior "bestialismo" que ya encontramos en la Biblia (Levítico 18.23) que dice "No te unirás con bestia haciéndote impuro con ella. La mujer no se pondrá ante una bestia para unirse a ella; es una infamia". Como la mayoría de los mandamientos tanto de Antiguo Testamento como del Talmud lo que realmente prohíben en cualquier práctica relacionada con las religiones de los vecinos, esto nos da la pista que muchos, sino todos, los pueblos mediterráneos incluían en sus ritos religiosos las relaciones sexuales con animales, tanto masculinas como femeninas, posiblemente para favorecer la fertilidad de los animales domésticos de la que dependía la supervivencia de la mayoría de estos pueblos que también copulaban en la tierra sembrada o con ella para que la cosecha fuera abundante. Este tipo de prácticas se encuentra en muchos de los mitos griegos, en los que se describen prácticas con animales domésticos como toros, vacas, ovejas, carneros, caballos y yeguas, y relaciones sagradas con animales totémicos como águilas, ocas, cisnes o serpientes. En los famosos estudios de Kinsey (1948 y 1953) con 8.000 hombres y 12.000 mujeres, un 3,6% de mujeres y un 8% de hombres reconocían haber tenido contactos sexuales con animales, de estos sólo el 17% pertenecía al ámbito rural. Casi todos los estudiosos de la conducta sexual humana parecen estar de acuerdo en que la soledad, la ausencia de un-una compañera/o, la torpeza en las relaciones sociales o el aislamiento suelen ser las causas de que se produzcan relaciones sexuales entre personas y animales. La mayoría de las personas que tienen este tipo de conductas no quieren cambiar sus costumbres, lo único que desean es no ser descubiertas y confiesan que sus animales son más cariñosos, fieles y leales que las personas. Lo que si es cierto es que entre el animal doméstico y su dueño se desarrolla un tipo de relación emocional muy especial que lleva la mayoría de las veces al deseo sexual. Los humanos somos capaces de humanizar todo lo que tenemos a nuestro alrededor, ya sean animales, plantas o cosas, y a sentir por estos objetos humanizados lo mismo que hacía los humanos. Esto da lugar a relaciones no solamente por desahogo sino por autentico y genuino enamoramiento, con su secuela de exclusividad sexual, celos y duelo por la pérdida, lo curioso es que la mayoría de los animales suelen responder del mismo modo y sentirse unidos afectiva y sexualmente a sus dueños también.

14.
Androidismo. Es una palabra que se refiere a las relaciones sexuales entre seres humanos y máquinas humanizadas. Las películas como Barbarella, Flash Gordon, Blade Runner etc., han especulado o insinuado una actividad sexual entre humanos y máquinas androides. En el juego sexual se practica un pseudoandroidismo que consiste en que uno de los miembros de la pareja se disfraza e imita la rigidez y los movimientos de los robots. Tienen mucho éxito las revistas de fantasía que muestran androides femeninos o masculinos en posiciones seductoras o comportándose como esclavos/as sexuales. En la serie "Star Trek: la Próxima Generación" el personaje que más cartas de admiradoras recibía era Data el androide. En la película "Tamaño Natural" el protagonista se sentía profundamente enamorado de una muñeca de tamaño real hasta el punto de sentir celos de ella. Muchas personas usan muñecos/as hinchables para satisfacerse como una forma mas sofisticada de masturbación y pueden llegar hasta ponerles nombre y conversar con ellos.

15.
Gerontofilia. Se conoce con este nombre a la atracción sexual que algunas personas sienten por las personas de mucho más edad. Incluso hay violadores que sólo practican su infame conducta con mujeres ancianas. La gerontofilia es común tanto hetero como a homosexuales. En la Antigüedad estuvo terminantemente prohibido porque se consideraba como una aberración buscar relaciones sexuales no reproductivas. Los hombres mayores podían tener relaciones hasta su muerte mientras eyacularan, (cuando esto no sucedía, perdían sus privilegios y en algunos casos, como en Grecia, la vida), las mujeres eran consideradas tabú (prohibidas) después de la menopausia . En la actualidad estos tabúes se han relajado porque la reproducción ya no es el motivo principal de las relaciones sexuales, mucho hombre y mujeres jóvenes o muy jóvenes se sienten atraídos por mujeres mayores quizás por su experiencia o por su posición social.

16. Ninfofilia. No confundir con paidofilia, que es un delito, y que consiste en sentirse atraído por niños que aún no tienen caracteres sexuales secundarios. La ninfofilia es la atracción que algunos hombres sienten por mujeres muy jóvenes, cuando son las mujeres las que se sienten atraídas por hombres adolescentes se llama efebofilia. Aunque en la actualidad se tiende a considerar niños a los adolescentes en la antigüedad esta distinción no existía cuando un niño eyaculaba o una niña tenía su primera regla dejaban de ser niños y se convertían en adultos, la edad del consentimiento para el matrimonio en España es de 14 años, por lo tanto los legisladores de la época franquista entendían que si una mujer o un hombre tenían capacidad de dar su consentimiento al matrimonio también podían mantener relaciones sexuales dentro de este. Se ha descubierto que la mayoría de las personas que prefieren jóvenes lo hacen porque se sienten más seguros dada la inexperiencia de estos. Tienen miedo a competir y no quieren ser comparados. Muchas mujeres encuentran la aventura que no vivieron en su juventud saliendo con adolescentes.

Viernes
Perversiones de los sentidos. Fetichismos. Casi todos tenemos unas preferencias que limitan nuestro campo de elección sexual, esto no sólo está bien sino que se corresponde con la herencia genética que nos hace elegir lo más parecido a nosotros mismos. Pero hay personas que no pueden sentir deseo sexual y orgasmo sino es en presencia de determinadas circunstancias.

17.
Acustofilia. La excitación se produce a través de sonidos, que pueden ser musicales, poemas, otras lenguas, palabras soeces, insultos, palabras afectuosas, órdenes sexuales, gritos, jadeos, quejidos, suspiros o una respiración profunda y agitada al igual que algunos otros sonidos (ruidos de cama p.e.) producidos por la relación sexual. Hay personas que normalmente no verbalizan sus emociones y necesitan que el otro lo haga durante la relación sexual, la mayoría de las veces los sonidos no tienen que ser especialmente intensos, y no sólo excitan a la persona que los recibe sino también es una forma de indicar que las cosas que el otro hace, nos gustan. El sexo en grupo es muy excitante para los acustofilicos a causa de la cantidad de sonidos que suelen producirse. Hay un tipo de música que está asociada a lo sexual. La salsa, los boleros o las baladas roqueras son muy buenos para comenzar, el bolero de Ravel se ha considerado tradicionalmente como una buena ayuda para la cópula. Hay personas que prefieren música clásica y otros baladas roqueras, sonidos de lluvia o de tormenta, olas del mar o ruido de árboles, músicas religiosas cada uno tiene sus propios fetiches.

18.
Anaclitismo. Excitarse por medio de actividades y objetos de la infancia, como, mamar, tomar el biberón, cambio de pañales, enemas, disfrutar de las heces o de la orina, llevar pañales u orinarse en ellos, azotes, ser bañado, tener berrinches, ponerse ropa de niño, dormir en una cuna, estar en un corralito, recibir golpes por tocarse los genitales o jugar con muñecas. Los griegos ritualizaron esta tendencia porque creían que una persona enferma debía someterse a un proceso de renacimiento para recuperarse. Para ello buscaban una nodriza pasaban al enfermo desnudo por entre sus piernas, le lavaban como a un recién nacido, le vestían con ropa de niño y le ponían al pecho, debían mamar de verdad durante cuarenta días. Algunas parejas prefieren introducir en su relación objetos de este tipo que hacen el juego más excitante como, dodotis, baberos, patucos, animales de peluche etc.. En general, el valor estimulante de estos objetos se gesta y desarrolla en la primera infancia y su contenido es especialmente táctil, por eso estas personas suelen necesitar el contacto físico con sus fetiches.

19.
Axilismo. El uso de las axilas para simular un coito. Esto es muy común en el norte de Europa donde las mujeres se dejan el vello de las axilas sin depilar. Esta zona es muy sensible al jugueteo de una lengua o al calor y volumen de un pene. También es sabido que las axilas on una de las zonas, junto con la boca las palmas de las manos, las de los pies y las ingles donde residen las glándulas responsables de emitir el olor sexual, el vello no afeitado retiene mejor el olor y favorece la excitación sexual. Para los hombres este hueco estrecho próximo al pecho y sin riesgo de embarazo o de enfermedades es buen sustituto de la vagina o el ano
Cleptofilia. Lo sienten las personas que se excitan al robar algo. Se diferencia ligeramente de la cleptomanía, que consiste en robar compulsivamente objetos inútiles. El cleptofílico se excita por el hecho de robar y prefiere robar objetos específicos que son los que le proporcionan la excitación. Los objetos más frecuentes son: ropa interior femenina, guantes o pañuelos. Cabellos. (Fue famoso en Madrid en los años 70 un hombre que cortó mechones de pelo a más de trescientas mujeres en el metro. Zapatos. Estos robos suelen consumarse en los gimnasios o en los cines. Mecheros. Bolígrafos. Tampones Compresas. (Estos objetos suelen robarse en los grandes almacenes).

20. Amaurofilia. Se aplica a las personas que necesitan tener relaciones sexuales sin que les vean, en la oscuridad o con su pareja con los ojos vendados, esto no se aplica a los ciegos. La causa de este problema pueden ser profundos sentimientos de vergüenza o de culpa, por considerar el sexo como algo sucio o pecaminoso o por un sentimiento de inferioridad hacia el propio cuerpo a al desempeño. Otros amaurofilicos pueden haber sido condicionados en la infancia para responder sexualmente sólo cuando su pareja está dormida o con los ojos cerrados, quizás porque se iniciaron en el sexo con hermanos o parientes mientras dormían o permanecían con los ojos cerrados, a veces, este problema puede interferir seriamente en las relaciones sexuales de estas personas. Los casos extremos de este problema serían los pseudonecrofílicos que no pueden excitarse si sus compañeros no permanecen con los ojos cerrados y completamente quietos. No obstante una ventaja de la oscuridad o de tener relaciones con los ojos cerrados es que permite la exaltación de los otros sentidos como el oído y sobretodo el tacto.

Inicio | Dicccionario Sexológico | Preguntas & Respuestas | Artículos | Libros | Contacto | Enlaces | Mapa del Sitio


Regresar al contenido | Regresar al menú principal