Pilar Cristobal


Ir al Contenido

Las 20 Zonas Calientes De Ella

Artículos

Lunes
Manual de instrucciones para el hombre.

La mayoría de los hombres desean que su pareja se vuelva loca entre sus brazos, pero mucho de ellos no se dejan aconsejar y, a veces, se inventan lo que su pareja tiene que sentir y se "mosquean" cuando las cosas no suceden como se imaginan.

1.
No te enfades. El que una chica te invite a leer resto no quiere decir que no le guste "como se lo haces" o que quiera restregarte que "como se la hace ella no se lo hace nadie". ¡Todo lo contrario! Lo importas tanto que te está haciendo el mejor de los regalos. Unos consejo para que te vuelvas irresistible no sólo con ella sino con todas las mujeres que encuentres en tu camino. Hoy este mensaje le favorece a ella pero cuando se aprende a hacer bien una cosa sirve para siempre. Agradece el detalle y compórtate como un alumno aplicado. Y sobretodo no te olvides de practicar, tanto si tienes confianza como si no, pregúntale y escucha lo que tiene que decirte. Si vuestra relación ya esté consolidada puede que queráis leer esto juntos y paso a paso ir descubriendo de que estoy hablando. Pero si no te atreves a decir nada no te preocupes échale empeño e imaginación y sobretodo aprende de tus errores sin desanimarte. Nadie se hace maestro en unas pocas lecciones.

2.
No nos gusta "ir al grano". Creo que este primer consejo es el más importante: "A las mujeres no nos gusta ir al grano". Vuestro principal problema en esto del sexo es que creéis que somos iguales y que nuestra sensibilidad erótica está (como la vuestra lo más cerca posible de los senos y los genitales y por ello vuestras principales caricias son en estos lugares, pero para las chicas las zonas eróticas más importantes son, precisamente, las que más alejadas están de esas zonas. Si quieres que se derrita desde el principio, no le toques ni los genitales ni los senos, acaricia suavemente su nuca. Pasa tu mano por su espalda (sin llegar a los glúteos, y si llegas allí ni se te ocurra darle una palmada). Detente con suavidad en los hombros, y sobretodo háblale bajito y mírale a los ojos. Una caricia muy emocionante y que abre la puerta al sexo es rozar tu mejilla con la suya, mientras la mantienes abrazada junto a tu corazón. Las mujeres somos muy románticas y estamos intoxicadas de educación sentimental. Juega esta baza y ganarás.

3.
El cuello y las orejas. Las orejas y el cuello desde estas hasta los hombros son lugares muy excitantes, si los tratas bien habrás conseguido la mitas de la victoria. Los hombres sois visuales, por eso lo que más os pone son las cosas que os entran por la vista, pero los mujeres somos mucho más auditivas, no gusta cerrar los ojos y dejarnos llevar por los oídos. Tienes sus orejas al alcance de tu boca, aprovecha y habla. Cuéntale lo que la quieres, lo que te gusta, lo que te pone o lo que le vas a hacer. Si no la conoces muy bien no uses palabras gruesas hasta que no estés seguro de que le gustan y tampoco es bueno usar interrogaciones. Lo mejor es que te dejes llevar por la emoción del momento y si no se te ocurre nada busca una palabra romántica y bonita como: estrella, lucero, cielo, amor, nena, cosita, chiqui etc. y repítela en todo los tonos posibles cuanto más bajito mejor. Después besa su cuello con suavidad, no los hagas con fuerza porque sobre la clavícula pasa la arteria que lleva el oxigeno a la cabeza y si presionas con fuerza pude marearse o desmayarse y no de amor precisamente.

4. La espalda. La espada es una zona muy importante como zona erógena, pasa las manos por ella, al principio abarcando grandes superficies, y después poco a poco céntrate en las partes más huesudas, la columna y las costillas, acarícialas con fuerza como si tocaras un instrumento, abárcala con los dos brazos y aprieta su cuerpo contra el tuyo, puede que ya tengas el pene erecto pero todavía no es el momento de mostrarlo o de que ella lo note, este momento es para el cariño, todavía no hemos llegado al sexo. La espalda también es un buen apoyo si te acercas por detrás. Rodéala con tus brazos por la cintura sin tocar los senos y acúnala suavemente. Recuerda que los gestos de la ternura y los gestos del sexo son los mismos; los hombres entran en el sexo a través del sexo y las mujeres entran en el sexo a través de la ternura.

Martes.
Los besos.

Para los humanos los besos son una de las manifestaciones más espontáneas de cariño. Nos besamos continuamente los unos a los otros y para expresar las cosas más diversas pero besar bien en la cama es muy importante.

5.
Besitos suaves. Parece que la estrella de los besos son los que se dan en la boca pero hay otros mucho más eróticos, son los que sorprenden, lo que no se esperan. Los que se dan con suavidad en lugares insospechados como: la raíz del pelo, las sienes la nuca. Durante la época dorada de Hollywood, cuando el escuadrón de la moral campaba por los guiones de todas las películas, estaban prohibidos los besos "húmedos" y que duraran más de tres segundos. Hichskok salvo estas prohibiciones creando el beso más largo y más erótico de la historia del cine, se lo da Gary Grand a Ingrid Bergman, dura minuto y medio y consiguió superar la censura porque son miles de pequeños besos en la comisura de los labios que ponen a cien a todos los espectadores de esta película.

6.
En las manos y los brazos. Seguimos hablando de besos. Esta vez es Rodolfo Valentino el que inventa un beso que volvió loca a toda su generación de mujeres, Es un beso en la muñeca cerca de la palma de la mano, este beso pudo de moda perfumarse precisamente en este lugar. Empieza por besa la palma, sigue por los dedos, mordisquea las yemas y desliza tu boca hasta la muñeca entretente un poco en este lugar, después continua a lo larga de la cara interna del brazo hasta el hueco del codo, mientras besas puedes jugar también con la lengua y sigue por el antebrazo hasta la axila, es un lugar muy erótico y con un olor muy agradable, tanto es así que algunos hombres desean imitar un coito en este rincón tan calido, sensible y húmedo del cuerpo de su pareja.

7.
Chupetones y lametones. La piel se excita con mucho facilidad cuando nota la diferencia de temperatura y tú tienes a mano un truco excelente, se trata de acariciar primero, lamer después y chupar a continuación, los mejores lugares para esta técnica son la espalda, los hombros, al abdomen, la cara interna de los muslos. Otra práctica muy extendida y que pude leerse en el Kamasutra, es el chupetón o lucho, consiste en succionar un buen troza de piel y seguir haciéndolo hasta que la sangre llegue a los poros, esto produce un cardenal especial que todo el mundo reconoce, en el Kamasutra se usa para "marcar" a la persona con la que se mantienen relaciones, para que todo el mundo sepa que tiene un/a amante, por eso recomienda que se haga en un lugar visible pero inaccesible. Yo creo que este tipo de marcas hay que pactarlas y respetar la voluntad de las personas.

8. Mordisquitos. Abrasiones. Morder es tomar una parte de la piel de la chica y apretar sin mucha intensidad es una técnica que aumenta la tensión sexual. Hay incluso personas que dicen en un mordisco pequeño en el hombro durante el orgasmo intensifica este y lo hace inolvidable, pero no lo uses indiscriminadamente. La abrasión consiste en lijar suavemente ciertas zonas del cuerpo para hacerlas más sensibles al roce, se suele realizar con limas de uñas, cepillos de dientes o lijas de madera suaves. En general las abrasiones producidas por estos objetos son menos graves que las que se producen en la piel por el roce de una alfombra. Es este un juego divertido que podéis compartir, sólo un consejo más: debes elegir para estas prácticas zonas que no estén sometidas posteriormente a roce o a presión y los objetos que uses procura que estén muy limpios.

Miércoles.

Hoy vamos a continuar donde lo dejamos ayer, recuerda que a las mujeres no nos gusta que vayáis al grano, que somos muy románticas y que nos gustan las sorpresas pero no las dolorosas.

9.
Glúteos. Son músculos muy grandes y fuertes, los usamos para equilibrar el cuerpo al correr y son uno de los lugares donde se fija la vista para evaluar el atractivo sexual tanto en hombres como en mujeres. Como son una gran masa muscular tienen un montón de posibilidades eróticas y responden muy bien a la caricia, pero acuérdate de llegar a ellos después de haber quemado las otras etapas, no entres de principio si no quieres sentir el rechazo de tu compañera. Puedes acariciarlos estando de pie, para ello tómalos con tus dos manos y amasa con fuerza, tirando hacia arriba como si quisieras levantar a tu chica en vilo, y si puedes hazlo. También puedes empezar a "entrar en harina" bajando la mano hacia la cisura superior de los muslos y deslizarla por entre estos hasta cerca del ano.

10.
Muslos. Otra zona erógena que hay que dejar hasta el final es la cara interna de los muslos. Esta caricia es mejor hacerla cuando ya estéis cómodamente tumbados y ya os hayáis quitado toda la ropa. Leva tu mano desde la rodilla hasta el monte de Venus, si ella abre los muslos continua, pero si los cierra o permanece quieta no subas más, limítate a acariciar la fina piel de esa zona con energía al principio y luego cada vez más suave hasta terminar haciendo cosquillas o pequeños rasguños con la yemas de los dedos o las uñas sin apretar demasiad. Si esta boca abajo también puedes acariciar esta zona deslizando las manos desde los glúteos metiéndolas con lago de energía entre los muslos pero sin llegar a la zona genital.

11.
Abdomen. Al abdomen, "El cantar de los cantares", (un relato porno que se coló en la Biblia) le llama montón de trigo y como tal parece con su botoncito en medio, está entre los senos y los genitales y es un buen preámbulo para ambos. Muchas mujeres no se siente a gusto con su tripita, y prefieren que no se haga hincapié en ella, si notas que la esconde o que se endurece bajo tus manos no te entretengas demasiado acariciando y pasa directamente a los besos y las caricias con la boca, como la piel de esta zona es muy elástica se pueden tomar con loa labios trozos de piel y moverlos como haría un perro con una presa, es un juego que si haces el ruido de un perro puede resulta muy divertido.


12. Senos. A pesar de lo que se cree lo senos no están ahí ni para hacer bonito ni para dar de comer a las crías. Están ahí para provocarte, para despertar tu deseo. No seas bruto y ni se te ocurra morderlos con fuerza, pellizcarlos o golpearlos. Sobretodo los pezones son muy sensibles y debes de aprender a tratarlos bien. Acarícialos con la palma de la mano de arriba a abajo, chúpalos aumentando la intensidad, y sobretodo no te concentres sólo en los pezones, acaricia también la parte de los senos donde se unes al torso y amásalos con suavidad con las dos mano o intenta meternos en tu boca. Toma uno de los pezones entre tus dedos índice y corazón y muévelos hacia dentro si notas que su respiración se acelera no dejes de acariciar, si te vas a otro lado lo que podría ser un orgasmo no llegara nunca.

Jueves.
La cueva sagrada, pasito a pasito.

Si has llegado hasta aquí, no pases más adelante si ella no te lo pide de alguna manera, con sus gestos o con sus jadeos. Ahora llega el momento de las manos, de la boca y de la lengua. Ella está sin ropa interior y con las piernas abiertas.

13.
El monte de Venus. Recuerda lo que te he dicho no entres a saco, entretente un poco en la barriguilla, bésala, lámela o recórrela con tus dedos. Entretente en su ombligo, con cariño. Baja hasta la zona del monte de Venus, si tiene pelo ni se te ocurra tironearlo, es muy sensible y este gesto es muy desagradable, besa por los alrededores. De momento nada de vulva, Haz que lo desee, que te lo pida… que sea ella prácticamente la que te indique con su gestos o arqueando la espalda por donde quiere que empieces.

14.
Como llegar al tesoro. Ya has llegado hasta la vulva, empieza a lamerle los labios mayores y el periné. Te vas acercando al punto deseado, Separa bien los muslos, algunas mujeres se mueren de gusto sólo con este gesto, y, con los pulgares, abre la concha de tus deseos. Tus manos están ocupadas así es que llega el momento de la lengua: acaricia con su punta la zona del clítoris, algunas mujeres lo tiene tan sensibles que no toleran una caricia directa, estate atento y si notas un respingo deja el clítoris y pasa la lengua a du alrededor haciendo un circulo Por más ganas que tengas ni lo succiones ni lo frotes de momento.

15.
El clítoris y sus guardianes. Un buen cunnilingus no consiste en succionar el clítoris, como si fuera un pene, hasta llegar al orgasmo, además de su zona sensible hay otros lugares muy importantes y que te conviene conocer y tratar. Lo primero es no descuidar los alrededores en los que hay más terminaciones nerviosas que en las del propio clítoris, en segundo lugar está el resto de la zona interior de la vulva incluida la uretra y el orificio vaginal, ellos también tiene derecho a recibir la visita de tu boca y cuanto más piel acaricies más contenta quedara ella. Te propongo un juego muy gustoso dibuja con la punta de la lengua un ocho tantas veces como lo desees. Y ahora otro escribe con la lengua un mensaje como por ejemplo "te quiero", le costará un poco descifrarlo pero podéis echaros unas risas.

16. Técnica de los cuatro dedos. Ahí esta la entrada de la vagina deseando ser penetrada, todas las terminaciones nerviosas de la vagina se encuentran en esta entrada, puedes darle un placer muy intenso si estimulas esos poco centímetros de piel y no necesitas entrar demasiado, para ello tu lengua tiene que tener vocación de pene e intentarlo, te dará un gran placer a ti también. Pero tiene un inconveniente que es muy cansado y puedes terminar exhausto y con dolor de lengua, por ello te propongo para terminar y si tu pene no está preparado, la técnica de los cuatro dedos: coloca la mano de perfil con el dedo gordo hacia arriba, mete los dedos: índice, corazón y anular en la vagina y te darás cuenta que el gordo queda a la altura del clítoris, ahora empieza a mover el brazo desde el codo. Empieza muy suavemente y termina con la intensidad que marque su respiración.

Viernes.
Usa la fantasía.

El sexo no es sólo cuestión de técnica, precisa también de sentimientos. Ya has conseguido llevarla al orgasmo, incluso puede que hayáis tenido unas relaciones coitales estupendas, pero no serán satisfactorias del todo si "el después" no es bueno. Hoy vamos a hablar de ese después. Y de algunos antes.

17.
Hablar, la música. La mayoría de los chicos cuando llegáis al orgasmo entran en vuestra sangra tantas endorfinas y tan de golpe que se os nubla la mente y caéis en sueño profundo casi inmediatamente. El problema principal es que a las mujeres no nos pasa lo mismo, nuestras endorfinas suelen llegar poco a poco y durante un cuarto de hora, de tal modo que lo que sentimos después del orgasmo es un subidón de energía, y lo que deseamos es hacer algo, aunque sólo sea permanecer abrazados susurrando tonterías. Si tu eres de los que tienes la costumbre de saltar de la cama para lavarte porque no te gusta hacerlo sucio, ¡olvídate! Ninguna de las secreciones sexuales con sucias y se puede dormir tranquilamente con ella, pero tu chica necesita hablar, escuchar música, hacer risas durante unos diez minutos, Si lo haces así la sesión será inolvidable para ella. Si te duermes limpito no te lo perdonará en la vida.

18.
Películas. Pude que te estés preguntando como hacer para que tu chica quiera sexo. Es esta una pregunta de difícil contestación, por eso voy a hacer algunas sugerencias y si no funciona ninguna habrá llegado la hora de invitarla a tomar café a un lugar agradable y silencioso y hablar de lo que está pasando en vuestra vida sexual. Las pelís-porno funcionan igualmente bien en hombres como en mujeres no creas eso de que el porno es para chicos y que no se hace porno para chicas, es una leyenda urbana, películas como Emmanuel o El Imperio de los Sentidos, son excitantes para ambos sexos aunque puede que no nos excitamos con las mismas cosas. Prepara una sesión de pelis porno, junto con algo de picar y una bebida suave, el vino blando fresco o la sangría van muy bien, no te pongas intenso se trata de que sea ella la que se insinué. Tu sólo ayúdala a que se ría.

19.
Inventa tus propios cuentos. A veces la mejor pornografía esta en nuestra imaginación. Tengo un amigo que dice que lo que más le pone es calentar a una mujer sólo hablando él lo llama el "coito oral". Prepara las cosas para una tarde agradable, puedes prepárale un baño oloroso y enjabonarle la espalda mientras le cuentas un relato que te acabas de inventar, si no tienes mucha imaginación busca los libros de cuentos de la colección "La sonrisa Vertical" y plagia sin consideración. Poco a poco mientras estás hablando sigue acariciando cada vez con más intención, si la notas receptiva sigue hasta donde te deje pero si notas que se pone envarada o que te rechaza, hazte el tonto y continua frotándole la espalda, si lo haces bien, el agua caliente será tu mejor aliada.

20. Juegos eróticos. A veces la rutina se instaura en vuestra visa sexual y no se sabe como salir, es una pendiente cuya palabra clave es: PEREZA. Da pereza empezar, te lo haces mejor tú sólo y puede que a ella le esté pasando lo mismo. Para romper el círculo vicioso de la pereza te propongo algunos juegos. EL DESCONOCIDO/A. Cítala en un bar o lugar de copas que le sea desconocido, espera a que llegue y empieza a coquetear como si no la conocieras, se trata de emplear todas tus armas de seducción con ella como se fuera la desconocida más apetecible. CAMBIO DE ROLES. Para este juego tenéis que poneros de acuerdo. Buscad bastante tiempo, por ejemplo todo un fin de semana, durante el cual tú harás de ella o de una mujer, para ello te vestirás y harás las tareas de le corresponden a ella, y ella se disfrazará de ti y se comportará como tú o como un hombre. Hacedlo y aprenderéis mucho el uno del otro.

Inicio | Dicccionario Sexológico | Preguntas & Respuestas | Artículos | Libros | Contacto | Enlaces | Mapa del Sitio


Regresar al contenido | Regresar al menú principal